Ganbatte. Honda Mototrofa

Cuenta atrás para votar

CB1000R. Mototrofa

Entrevista 2

1.- Se acerca la fase final de Honda Garage Dream´s Contest, ¿está siendo fácil compaginar las labores propias del taller con el proyecto?

No es fácil, pero Mototrofa no se convirtió en lo que es hoy en día a base de facilidades, todo lo contrario: fue a través de mucho trabajo y dedicación. Precisamente por esta razón decidimos coger este proyecto con mucho esfuerzo e ilusión. Como dice el proverbio portugués, “los débiles no hacen historia”.

2.- ¿Quiénes son los miembros de su equipo de personalización y a qué se dedica cada uno en este proyecto? ¿Alguno había modificado alguna moto antes?

Paulo Ferreira (Comercial), Paulo Mota (Comercial), Daniel Lourenço (Comercial), Leonel Martins (Departamento de Recambios y piezas), Sergio Teixeira (Jefe de oficina), Gil Alves (Mecánico), Antonio Azevedo (Mecánico), Nicolás Leonardo (Mecánico), Pedro Silva, (Mecánico) y Francisco Silva (Gerente).

El gerente, el jefe de oficina y los comerciales estuvieron a cargo del proyecto, coordinándolo y diseñándolo. Los mecánicos se encargaron de hacer las modificaciones y contribuir de forma activa con las ideas.

3.- La competición forma parte del ADN de Honda, ¿cómo están viviendo este concurso desde dentro?

Estamos viviendo este desafío con intensidad. Es algo que a nosotros, los amantes de este mundo y de esta marca, nos da especial placer.

4.- En cuanto a la personalización de la moto, ¿cómo la han bautizado? ¿qué opciones y accesorios se han elegido, y con qué objetivo?

Bautizamos la moto como “Ganbatte”, una palabra muy popular en el idioma japonés. Se suele utilizar de diferentes formas por los japoneses para incentivar a las personas a dar lo mejor de sí y esforzarse. Con nuestra moto, queremos transmitir ese mensaje.

La inscripción “ME93” en el lateral del depósito, representa el nombre de Mototrofa y el año en el que la empresa comenzó su funcionamiento.

En relación a los accesorios utilizados: “Ganbatte” lleva una pintura totalmente personalizada, aplicaciones de carbono y una luz led de una Monkey 125 en el faro trasero, (los intermitentes delanteros tiene el mismo tipo de luz led, de una Monkey 125). Las manetas, los reposapiés, el tapón de depósito y los espejos retrovisores están fabricados con carbono aplicado en carenado. El tapón de aceite, manijas y tubo de escape son de SC PROJECT y los neumáticos, Pirelli Diablo Super Corsa.

5.- ¿Qué mensaje esperan transmitir con el resultado final? ¿por qué debería ser ésta la moto ganadora y no otra? 

No tenía sentido para nosotros transformar una excelente moto de carretera en una moto mixta. Según nuestra opinión, sería estropear el concepto de una CB1000R.

Por el contrario, quisimos mantener su esencia y honrar la historia deportiva de Honda. O sea, buscamos aprovechar su excelente cuadro, el sistema de frenos y el de suspensión para crear una moto que permitiese una conducción aún mucho más deportiva, más divertida y con un rendimiento superior en los tramos más sinuosos.

Dejamos volar la imaginación, para que no nuestro proyecto no deje indiferente a nadie. Nuestra creación, hecha con toda la ilusión, es el centro de todas las miradas y siempre evoca una sonrisa en el rostro de quien se fija en ella.

6.- ¿Qué es lo que más están disfrutando del proyecto? ¿Y lo que más les está costando?

Para nosotros, además de la decisión del esquema de colores y del propio diseño, uno de los puntos fuertes de nuestro proyecto (y lo que más trabajo nos dio), fue incorporar el faro trasero de la Monkey 125. Es un detalle único y creemos que el resultado de esta customización habla por sí mismo.

 7.- Si su personalización se proclama vencedora en Vive la Moto, ¿tienen pensada alguna celebración especial?

Si eso sucediese, seguramente lo publicaríamos en la prensa y todo el equipo lo celebraríamos juntos por todo lo alto.

HONDA MOTOTROFA